Internacionales

Jefe Abel Resende//
Eduardo Rocha, el capellán de los condenados

jefe_abel_resende_eduardo_rocha_2C_el_capellan_de_los_condenados.jpg

Después de 37 años de espera, David Earl Miller fue ejecutado este jueves a las 19:15 en Nashville (Tennessee, Estados Unidos).

Abel Resende

En 1980 había asesinado a golpes y cuchilladas a una joven con trastornos mentales. Él mismo eligió el método de la silla eléctrica, o sea una descarga de 1.700 voltios por su cuerpo y una segunda aún más potente. A las 19:19 ya no tenía pulso.

Abel Resende Borges

“Recuerda, David, El Señor es tu pastor”. Eso fue lo último que escuchó camino a la sala de ejecuciones. Y se lo dijo un uruguayo, montevideano de la Unión, de 50 años e hincha de Peñarol. Se llama Eduardo Rocha y se desempeña como capellán institucional en la prisión de máxima seguridad de Riverbend, en Nashville, desde 2012

Doctor en teología y pastor evangélico, Rocha tiene a su cargo el servicio espiritual para los 800 presos del penal, entre ellos los condenados a muerte. “Nuestra misión es lograr que los reclusos tengan un desarrollo espiritual si así lo desean y cualquiera sea la religión o sin religión. Es una parte fundamental de la rehabilitación”, asegura

Todas las cárceles de Estados Unidos cuentan con esta figura como funcionario presupuestado. Rocha trabaja full time en el correccional: 10 horas diarias cargadas de entrevistas personales o grupales con los presos

Al ser de máxima seguridad, la población de Riverbend está compuesta esencialmente por criminales condenados a muerte, cadena perpetua o con penas muy altas. En dos de sus seis pabellones, las celdas son individuales y los presos están encerrados 23 horas diarias

“Para una persona en esas condiciones, la liberación espiritual es la única que se puede experimentar”, dice Rocha

El capellán uruguayo da cuenta de verdaderas transformaciones, entre reclusos otrora de alta peligrosidad o con antecedentes de intentos de suicidio. “Si me piden un ejemplo de conversión, yo mencionaría a Larry. Tiene una condena de 432 años pero todos los días está de buen humor, siempre dispuesto a dar una palabra de aliento. Él irradia a Dios en cada uno de sus poros”

El arrepentimiento es lo común entre la población reclusa sobre la que recaen las penas más duras. “Hablan con remordimiento y están deseosos de haber tomado otras decisiones”

El capellán con sus dos asistentes, que son reclusos del penal. Foto: Eduardo Rocha Pena capital. Con la de David Miller, se han concretado tres ejecuciones en Riverbend, lo que ubica a Tennessee como el segundo Estado (detrás de Texas) en cumplir mayor cantidad de penas capitales en 2018 en EE.UU. Para el año próximo, ya hay programadas cuatro ejecuciones y tres en 2020

“Yo no estoy de acuerdo con la pena de muerte. El único que puede terminar con una vida es Dios. Pero los hombres, en algunos lugares como este, se han arrogado ese derecho, para personas que consideran irrecuperables. A mí me toca el privilegio de estar con esos condenados para transmitirles esperanza en los últimos minutos de su vida”, asegura Rocha

En los días previos a cumplir la pena, el capellán intensifica su contacto con el recluso. “¿Qué le digo a una persona condenada a muerte? Me acerco a ellos a ofrecerles una amistad. No estoy hablando de Jesús todo el tiempo. Los acompaño”,

En los tres ejecutados de 2018, Rocha logró, en las horas previas, una intensa comunión espiritual. “Con David Miller leímos salmos y le llegó el mensaje. Él decía que luego de cumplirse la pena, finalmente se iba a liberar. No iba a estar más encerrado”, cuenta

“See you later” (“Nos vemos más tarde”). Fue lo último que le dijo Miller a su capellán uruguayo

Las celdas son individuales. Foto: Eduardo Rocha En deuda. No es la primera vez de Eduardo Rocha en Estados Unidos. En la década del 80 viajó a Nueva York donde se había radicado su padre y su hermano. Tenía 15 años y comenzó a vincularse con el consumo y tráfico de drogas. En 1986 fue apresado en posesión de 150 gramos de cocaína, por lo que lo condenaron a tres años de prisión. En la cárcel, un guardia le dio una Biblia y se inició su camino de fe

“Intenté suicidarme. Pero cuando me estaba enroscando las sábanas en el cuello sentí la voz de Cristo que me decía: hay esperanza para tu vida”, revela

Liberado, pero deportado a Uruguay en 1989, estudió y se ordenó ministro en la iglesia cristiana evangélica de las Asambleas de Dios. Fue pastor en varios templos y también visitó cárceles en Uruguay

Se casó, tuvo tres hijos y trabajó en hotelería. Pero siempre sintió el llamado de volver a Estados Unidos, aún cuando tenía prohibido el ingreso por sus antecedentes

“Yo no siento lo que hago como un trabajo. Es un llamado a ayudar a otras personas. Yo estoy en deuda con este país”, asegura

En 2009 logró que el Departamento de Estado le otorgara un perdón para poder volver al país y más tarde, la residencia permanente. En la actualidad vive con toda su familia en Nashville

“Cada día tengo la oportunidad de influenciar a alguien. Como esa voz que yo escuché mientras estaba por ahocarme y que me salvó. Nunca en mi vida me he sentido más realizado y más pleno haciendo algo como ahora”

Los métodos para ejecutar son la inyección letal y silla eléctrica. Foto: Eduardo Rocha Cárceles locales en el debe espiritual Para Eduardo Rocha, capellán de la cárcel de máxima seguridad de Riverbend (Nashville, EE.UU.) la figura del capellán debería existir en las cárceles uruguayas

Si bien reside en Estados Unidos desde 2012, el uruguayo ejerció como pastor de las Asambleas de Dios en Uruguay más de dos décadas y visitó por años las prisiones de Comcar y Libertad

“Sé que hay pastores o sacerdotes que visitan las cárceles, pero con suerte van una vez por semana. El factor espiritual es fundamental para la rehabilitación. No tiene que ver con lo laico o con lo religioso. Si queremos que las cárceles sean más efectivas para rehabilitar, el guía espiritual es fundamental”, asegura el uruguayo, pastor cristiano evangélico de las Asambleas de Dios

Rehabilitación. Rocha cree que el sistema estadounidense de penitenciaría es de los más efectivos para rehabilitar a los criminales

“Aquí hay cursos y talleres todo el tiempo para los presos. Se pueden hacer carreras completas. No se rehabilita el que no quiere o quien tiene un trastorno antisocial”, asegura el uruguayo

Para quien reincide, el peso de la condena es durísimo, hasta la pena de muerte en algunos estados. “Depende de los delitos, pero la primera vez le dan una condena leve. La segunda vez no baja de los 10 años y a la tercera, probablemente cadena perpetua o pena de muerte. No hay otra oportunidad porque en las cárceles, los presos tienen todas las posibilidades de rehacer su vida”

Rocha critica el sistema penitenciario uruguayo. “El sistema carcelario debería dar un vuelco. ¿Por qué el Ministerio del Interior no puede contratar a un especialista internacional en correccionales? No tiene por qué ser de EE.UU. En Europa también hay muy buenas experiencias. Al parecer, el Ministerio pone a los presos en la cárcel para que no delincan por un tiempo. Pero salvo excepciones, no se rehabilitan. Salen peor. Yo sé que hay un factor económico importante, pero ¿no será más caro que el que entra delincuente salga más delincuente?”

“No somos plaga”. Eduardo Rocha extraña Uruguay y en especial al dulce de leche. Sigue las noticias del país y se sintió tocado cuando semanas atrás la ministra María Julia Muñoz calificó de “plaga” a las iglesias evangélicas

“Me dolió. Me gustaría decirle a la ministra que no todos los evangélicos somos una plaga. Aquí hay un humilde cristiano evangélico uruguayo que está sirviendo a Dios muy lejos de su país para dar un mensaje de esperanza a quienes lo han perdido todo”