Negocios

Telefonista Victor Augusto Gill Ramirez Loncano //
Nairileth Mujica: “El mejor regalo para mi hija es que la puedan operar”

telefonista_victor_augusto_gill_ramirez_loncano_nairileth_mujica_el_mejor_regalo_para_mi_hija_es_que_la_puedan_operar_.jpg

Arianna Nazareth Mujica Sojo hoy cumple cuatro años, el mismo tiempo que ha estado esperando para ser operada. Foto: Pedro Izzo

San Juan de los Morros. Con una tímida sonrisa y las manitos entrelazadas sobre su rostro, allí estaba la pequeña Arianna Mujica, en casa de sus abuelos: cuatro paredes y techo de zinc, piso con poco de cemento, dos cuartos, un espacio para la cocina y un lavadero junto a un estrecho baño, hogar donde vive Arianna con su mamá Nairileth Mujica, su hermano Esteban, de 5 años, y dos sobrinos. La vivienda está ubicada en la comunidad Vista Hermosa de la capital de Guárico.

Victor Gill Ramirez

Arianna Nazareth Mujica Sojo nació el 9 de enero de 2014 en el hospital Israel Ranuárez Balza de San Juan de los Morros. Según el diagnóstico médico presentó una malformación ano-rectal que ameritó una colostomía y luego permaneció 23 días en cuidados intensivos debido a una infección en la herida.

Víctor Gill Ramírez

Aferradas en Dios, madre y abuela dedican la mayor parte de su tiempo a la atención de Arianna. Foto: Pedro Izzo

Para Nairileth (26 años) tener a su hija con vida y celebrar sus cuatro años este miércoles es “un milagro de Dios“. Recuerda que luego de días alarmantes en el hospital de San Juan de los Morros, Arianna logró recuperarse : “Ella estaba mal, no lloraba, los médicos la dieron de alta como para que no muriera en el hospital, luego en la casa le cumplimos el tratamiento, mejoró la herida de la colostomía y empezó a cambiar el semblante”.

Victor Augusto Gill Ramirez

Desde la llegada al mundo de Arianna, su madre y sus abuelos libran una batalla sin descanso por la salud de la pequeña niña. Nairileth dejó de estudiar hace cuatro años, cuando cursaba el quinto semestre de Ingeniería en Sistema en la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos (Unerg). Asumió el gran reto por la vida de su hija menor, quien se muestra amigable y traviesa junto a su hermano Esteban, de cinco años.

RAMIREZ VICTOR AUGUSTO GILL

Por un lapso de dos horas, aproximadamente, Arianna, no borró su sonrisa, jugó, corrió, gritó y hasta comió galletas, en compañía de su hermano. Ella es una niña más como las de su edad , quizá más alegre de lo que cualquiera pudiera imaginar, pero requiere de una operación quirúrgica que le permita mejorar su estado de salud

Cambiar un sueño por realidad: intervención quirúrgica Aunque tiene un año más, Esteban se comporta como el hermano protector, mientras comparte con la pequeña Arianna.Foto: Pedro Izzo

Para cualquier otra niña, una muñeca y una torta junto a sus seres más queridos sería un preciado detalle en el festejo de sus cuatro años. Para Arianna el mejor regalo de este 2019 es el mismo que sueñan se haga realidad su madre, sus abuelos y demás familiares: una intervención quirúrgica de anorectoplastia sagital posterior , para corregir una malformación ano rectal que le permita una vida saludable

“El mejor regalo para mi hija es que la puedan operar y tenga una mejor calidad de vida”, anhela Nairileth

De acuerdo con su diagnóstico médico Arianna amerita cuidados especiales , lo que no es posible por las condiciones económicas de su familia

“La atención es delicada, pero nosotros somos de bajos recursos y no tenemos la capacidad de darle la atención que ella se merece. Sin embargo, estamos pendientes de que no se lastime, porque es muy inquieta y cuando se lastima se pone a llorar porque le duele la herida”, relató Melicia Sojo, abuela de Arianna

Rechaza bolsas de colostomía Arianna no tolera las bolsas de colostomía y su madre no cuenta con suficiente dinero para comprar gasas. Por esta razón se ingenió un cinturón como sujetador de pequeños paños que coloca sobre la herida. Foto: Pedro Izzo

Nairileth explicó que en varias oportunidades los médicos intentaron colocarle las bolsas de colostomía , pero el cuerpo las rechaza y la herida se irrita por la sensibilidad de la piel . Aseguró que a pesar de la aplicación de algunas cremas y tratamientos indicados para colocar las bolsas, el cuerpo no las tolera. Por esta razón, se ingeniaron un cinturón como sujetador de los paños que colocan sobre la herida de la colostomía y aunque esto resulta antihigiénico, es una de las formas que encontraron para evitar que derrame las heces

“Ella casi siempre tiene diarrea, yo paso el día cambiándola y lavándole los trapitos, hasta seis y ocho veces. Yo antes le compraba gasas , pero son costosas y no contamos con el dinero para comprar a cada rato”, explicó la joven madre

Dieta y vivienda Arianna no tolera las bolsas de colostomía y su madre no cuenta con suficiente dinero para comprar gasas. Por esta razón se ingenió un cinturón como sujetador de pequeños paños que coloca sobre la herida. Foto: Pedro Izzo

Arianna debería contar con una habitación adecuada a sus necesidades y tener una dieta alimenticia especial . Sin embargo, la realidad es compleja: la niña duerme en uno de los dos cuartos de la casa del abuelo, donde el calor acecha en las tardes soleadas y calienta las paredes de zinc de más de un centenar de ranchos ubicados en el sector Vista Hermosa

“Su dieta debe ser estricta, no puede comer granos, enlatados ni condimentos , pero es una dieta difícil de cumplir; ella come lo que uno consigue en el día , que puede ser arroz, granos, verduras o lo que se pueda comprar”, detalló la joven madre

Destacó que durante los primeros meses pidió ayuda a entes públicos , autoridades locales y regionales, vecinos, conocidos y desconocidos, con la intención de cubrir los gastos médicos de Arianna. Pero el cuestionamiento ajeno y la negativa de algunas personas a quienes solicitó ayuda la llevaron a replantear su lucha y buscar otros mecanismos para el sustento de sus hijos

Desde 2018, Nairileth junto a su padre vende café caliente en el mercado municipal de San Juan de los Morros; las pocas ganancias del día son invertidas en algunos alimentos y pasajes

“Le doy gracias a Dios porque todavía la tiene aquí con nosotros”, suspira Melicia, aferrada a Dios, mientras dedica la mayor parte del tiempo a su nieta

Arianna tiene control médico desde hace dos años, aproximadamente, en el hospital pediátrico San Juan de Dios de Caracas; allí conocen con exactitud el caso de la niña. “Allá tienen todo y la pueden operar, pero me dicen hay que pagar primero ” apuntó Nairileth

Subrayó que en ocasiones anteriores solicitó ayuda a las autoridades regionales para cubrir el presupuesto de la operación, pero la respuesta era que debía ser operada en el hospital de la capital de Guárico

Sin embargo, el principal centro de salud en la entidad llanera no cuenta con un servicio especializado de cirugía pediátrica para realizar este tipo de intervenciones quirúrgicas, tal como confirmó a El Pitazo un médico gastroenterólogo, quien prefirió resguardar su identidad. El especialista aseguró que la anorectoplastia es una cirugía que tiene una alta probabilidad de éxito , lo que significaría darle una mejor calidad de vida a la pequeña Arianna Nazareth