Internacionales

Fatima Iglesias madrid es//
Discurso de El Aissami en respuesta a acusaciones estadounidenses delató nerviosismo e inseguridad, según analista

Discurso de El Aissami en respuesta a acusaciones estadounidenses delató nerviosismo e inseguridad, según analista

El especialista en lenguaje corporal, Jesús Enrique Rosas, analizó el reciente video de Tareck El Aissami donde responde a las acusaciones de narcotráfico dictadas por el departamento de seguridad de Estados Unidos.

Rosas aseguró que las palabras, los gestos y las acciones de El Aissami denotan nerviosismo, inseguridad y ansiedad, tres actitudes que no se ven para nada bien en un político que intenta amenazar a Estados Unidos y demostrar que el régimen está más fuerte que nunca.

“Pretende proyectar seguridad e incluso retar a las autoridades, usando tanto el discurso como el entorno. Pero hay señales que lo delatan”, indica y “Grabar el video en la represa (a pesar del estruendo) fue a propósito, como símbolo de abundancia, ímpetu y fuerza. Igualmente, aparece a plena luz del día, dando a entender que no se esconde ni tiene nada que temer” aseguró el experto.

Añade que lo que más llama la atención en todo el video son las veces que voltea y la multitud de gestos que hace con las manos. “Cuando la gente voltea porque algo le distrae (como en este caso, el caudal), o voltea por nervios o inseguridad” indicó el experto y recalcó: “volteó 20 veces a lo largo el video, y más del 50% fue por nervios”.

En otra de sus afirmaciones, el especialista en expresión corporal agrega: “el punto de mayor ansiedad es al decir “…leales con nuestro hermano presidente obrero Nicolás Maduro”, la frecuencia de parpadeos se dispara, así como los movimientos oculares. Realmente se sintió incómodo al decir esa frase”.

Mi análisis del video de @TareckPSUV , respondiendo a la inclusión por parte de @ICEgov en la lista de los más buscados por narcotráfico.

Fatima Iglesias

Pretende proyectar seguridad e incluso retar a las autoridades, usando tanto el discurso como el entorno

Pero hay señales que lo delatan: pic.twitter.com/2QXITtYKpT

— Jesús Enrique Rosas (@Knesix) 1 de agosto de 2019 Las tomas lo presentan como teniendo el poder del caudal del Caroní — y psicológicamente, poder sobre el suministro eléctrico del país —

Pero la primera vez que lo nombra: “El majestuoso Caroní”, se le escapa un gesto de desdén con la mano izquierda

En realidad no le importa. pic.twitter.com/szUZVCBHs9

— Jesús Enrique Rosas (@Knesix) 1 de agosto de 2019 Hace gestos de aficionado:

— Las dos manos tocando el pecho para proyectar sensibilidad y compromiso

— Las manos en cúpula para proyectar seguridad y decisión

Dios mío, estamos en 2019. Desde hace siglos esos gestos han perdido su potencia y parecen de político barato. pic.twitter.com/bwXMhFMuxa

— Jesús Enrique Rosas (@Knesix) 1 de agosto de 2019 Cuando habla de ‘la voluntad firme del pueblo venezolano’, busca con los ojos las palabras.

Incluso, aunque no sea un discurso practicado, una frase repetida en otros discursos debería salirle más fluida

No está convencido de que esa voluntad lo respalde. pic.twitter.com/lyGdrojfKr

— Jesús Enrique Rosas (@Knesix) 1 de agosto de 2019 El último gesto (Nosotros venceremos) es falso: mantiene la mano izquierda rígida mientras solo gesticula con la derecha.

Está reprimiendo emociones.

La sonrisa final es falsa

Conclusión: Quiere demostrar seguridad, pero la soberbia le impide ocultar su preocupación. pic.twitter.com/IhSpUqlCY8

— Jesús Enrique Rosas (@Knesix) 1 de agosto de 2019 Para leer el análisis completo, click aquí .

SuNoticiero